Domina el lenguaje corporal

El lenguaje corporal dice mucho de tí. Morderse las uñas, revolverse en la silla, dar golpecitos con el bolígrafo… son pequeñas cosas que denotan tu estado de ánimo y que también cuentan para el entrevistador.

Aprende a controlar el lenguaje corporal y utilízalo en tu beneficio. Puedes sacar un gran provecho si conoces lo que transmiten tus movimientos.

¿Sabes qué estás trasmitiendo?

Tu postura ¿Qué transmite?
Acariciarse la quijada

Toma de decisiones

Entrelazar los dedos

Autoridad

Dar un tirón al oído

Inseguridad

Mirar hacia abajo

No creer en lo que se escucha

Frotarse las manos Impaciencia
Apretarse la nariz

Evaluación negativa

Golpear ligeramente los dedos Impaciencia
Sentarse con manos agarrando la cabeza por detrás

Seguridad en sí mismo y superioridad

Inclinar la cabeza Interés
Palma de la mano abierta

Sinceridad, franqueza e inocencia

Caminar erguido

Confianza y seguridad en sí mismo

Pararse con las manos en las caderas

Buena disposición para hacer algo

Jugar con el cabello

Falta de confianza en sí mismo e inseguridad

Comerse las uñas

Inseguridad o nervios

La cabeza sobre las manos o mirar hacia el piso Aburrimiento
Unir los tobillos

Aprensión

Manos agarradas hacia la espalda

Furia, ira, frustración y aprensión

Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie Aburrimiento
Brazos cruzados a la altura del pecho

Actitud a la defensiva

Caminar con las manos en los bolsillos Abatimiento
Manos en las mejillas Evaluación
Frotarse un ojo Dudas
Tocarse ligeramente la nariz

Mentir, dudar o rechazar algo

Consejos para la primera entrevista de trabajo sin experiencia