Las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo

Asistir a una entrevista de trabajo es el paso previo para acceder al mundo laboral. Ya sea una entrevista personal o una entrevista grupal, los reclutadores te realizarán una serie de preguntas para determinar si eres la persona elegida para el puesto.

Si te han llamado para asistir a una entrevista es normal que puedas estar nervioso y sientas incertidumbre por lo que va a pasar. Por ello, lo más recomendado es prepararte la entrevista y estudiarte las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo. Pese a que existen muchos tipos de preguntas hay algunas que suelen aparecer en todos los procesos de selección, y prepararlas puede ayudarte a superar la entrevista de trabajo con éxito.

Preguntas típicas entrevista de trabajo

Preguntas típicas en una entrevista de trabajo

Memorizar las preguntas típicas en una entrevista de trabajo no es la mejor opción, ya que los reclutadores no se basan en un guion cerrado. Se trata de estudiar y preparar una serie de preguntas para saber por donde orientar tus respuestas y asistir con menos nervios a la entrevista. Prepara las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo te ayudará a tener la seguridad de no quedarte en blanco ante las cuestiones básicas que te planteen los entrevistadores.

A continuación te ofrecemos una lista de preguntas para una entrevista de trabajo que facilitará tu preparación:

  • ¿Cómo podrías describirte?
  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes?
  • ¿Cuáles son tus debilidades?
  • ¿Qué experiencia laboral tiene?
  • ¿Por qué no tiene experiencia laboral?
  • ¿Qué estudios tienes?
  • ¿Conoces algún idioma?
  • ¿Por qué dejaste tu último trabajo? Háblame de tu anterior jefe
  • ¿Por qué debería elegirte para el puesto?
  • ¿Qué sabes de la empresa?
  • ¿Por qué lleva todo este tiempo sin trabajar?
  • ¿Dónde se ve en 5 años?

A la hora de responder las preguntas para la entrevista de trabajo debes ser sincero, directo y conciso. Debes responder con la mayor brevedad posible, pero sin caer en monosílabos o frases simples. Lo que los reclutadores buscan es que seas capaz de responder a sus preguntas con claridad y sin enrrollarte.

Recuerda que en las preguntas típicas de una entrevista de trabajo no tienes que hablar desde la perspectiva personal, sino desde la perspectiva profesional. La empresa va a elegirte como candidato por tus éxitos, experiencia y estudios. No por tus experiencias personales.