Las preguntas trampa en la entrevista de trabajo

Si te han llamado para una entrevista laboral es porque a los recluradores les ha gustado tu currículum. Pese a ello, no debes confiarte porque la entrevista de trabajo es la prueba final antes de obtener el trabajo.

A la hora de asistir a la entrevista de trabajo debes ir relajado y convencido, pero con una mínima preparación. En las pruebas de selección, los reclutadores suelen hacer una serie de preguntas frecuentes en las entrevistas de trabajo, así que puedes acudir con una mínima ventaja.

Los entrevistadores saben que puedes ir con algunas cuestiones preparadas, por lo que no dudarán en añadir alguna pregunta trampa en la entrevista de trabajo. Las preguntas capciosas sirven para que los reclutadores conozcan mejor a los aspirantes al puesto de trabajo. Por eso, debes estar atento y preparar también este tipo de preguntas antes.

Saber qué responder ante una pregunta trampa en una entrevista de trabajo puede acabar resultando determinante.

Ejemplos de preguntas trampa en una entrevista de trabajo

Cómo responder las preguntas trampa en una entrevista de trabajo

Aprender cómo responder las preguntas trampa en una entrevista de trabajo te ayudará a sentirte confiado y motivado durante la entrevista. A continuación te mostramos algunos ejemplos de preguntas trampa en una entrevista de trabajo para que no te quedes en blanco si algún reclutador recurre a ellas.

¿Cómo te definirías en una palabra?

Es una de las preguntas capciosas que más se repiten. Los reclutadores buscan en esta respuesta un adjetivo diferente al resto que destaque. Los típicos trabajador, ordenado, puntual… no te van a hacer sobresalir en esta persona. Busca el adjetivo que más se adapte a ti en función del puesto de trabajo.

¿Qué te parece este trabajo comparado con los otros puestos que has solicitado?

No le respondas al entrevistador que es el único trabajo que has solicitado. Sé honesto y no caigas en esta pregunta trampa. Los reclutadores saben que seguramente has presentado más solicitudes de empleo. Una respuesta como “He contactado con algunas empresas, pero no he decidido todavia cuál puede ser la mejor opción para crecer profesionalmente”, podría ser una opción de respuesta.

¿Te planteas trabajar por tu cuenta?

Esta pregunta trampa en la entrevista sirve para saber tu grado de implicación con la empresa y el puesto de trabajo. Nunca digas que sí te lo planteas porque supondría la no obtención del puesto. En tu respuestas puedes decir que si que lo has pensado en alguna ocasión, pero que consideras que no es la mejor opción para ti.

Si pudieras elegir, ¿dónde trabajarías?

Lo mejor en esta pregunta es no decir el nombre de una empresa. A la hora de responder esta pregunta trampa destaca las cualidades que te gustaría que tuviera una empresa e intenta adaptarlas a la que demandas el puesto.

Si hoy ganaras 1 millón de euros, ¿qué harías?

Los reclutadores  buscan con esta pregunta capciosa saber si necesitas el dinero. Por eso, tu respuestas debe centrarse en hablar de una posible inversión en el sector del empleo. Encaminar la respuesta hacia el puesto de trabajo que estás solicitando será positivo para ti.