Preguntas psicológicas para la entrevista de trabajo

Las preguntas en una entrevista de trabajo pueden ser muy variadas, así como el proceso de selección, y las propias entrevistas. En este artículo vamos a centrarnos en las preguntas psicológicas para la entrevista de trabajo.

Dependiendo del proceso de selección, las preguntas psicológicas nos las podremos encontrar en la entrevista normal, es decir, cuándo tan solo existe una entrevista en el proceso de selección. O por el contrario, si el proceso de selección consta de varias entrevistas, es posible que haya una de ellas que sea específicamente para evaluar psicológicamente al candidato.

Las entrevistas psicológicas suelen ser las primeras en el proceso de selección, y el entrevistador es una psicólogo, cuya misión es reconocer a las personas que están mentalmente preparadas para el puesto de trabajo, y descartar aquellas que considere que no lo estén.

Las preguntas en una entrevista de trabajo psicológica, no irán destinadas a saber los conocimientos, ni la experiencia, ya que esa función estará designada a otras entrevistas y otros entrevistadores. En éste caso las preguntas se centrarán en averiguar si la persona entrevistada está psicológicamente apta para el puesto de trabajo.

Habitualmente, estas entrevistas se realizan para trabajos de mucha presión y responsabilidad. Aunque, cada vez es más habitual que te puedan realizar preguntas psicológicas en cualquier entrevista de trabajo.

Qué preguntas hacen en las entrevistas de trabajo

Preguntas psicológicas frecuentes en una entrevista de trabajo

En una entrevista exclusivamente psicológica, puedes encontrarte cualquier tipo de pregunta. Siempre con una intención, aunque la persona entrevistada no sepa exactamente cuál sea ésta. Pero en las entrevistas normales, cada vez encontramos más preguntas psicológicas. Éstas si pueden ser más previsibles, ya que suelen preguntar por los defectos, por las debilidades, por tus despidos, por los puntos débiles…

Siempre se realizan con la intención de ver nuestra reacción ante una pregunta comprometida, y analizar nuestra respuesta.

  • ¿Cuál es tu mayor debilidad?
  • Si fueses tu la persona encargada de contratar a alguien para el puesto de trabajo, ¿qué cualidades le exigirías?
  • ¿Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?
  • ¿Es éste tu trabajo soñado?
  • ¿Por qué te han despedido de tu anterior trabajo?

Ésta última por ejemplo, puede ser un tanto complicada si el despido ha sido objetivo. Es decir, si el empresario tenía motivos demostrable para hacerlo. Así qué saber cómo afrontar una entrevista de trabajo después de un despido, es importante, ya que la empresa que nos va a contratar es posible que quiera saber todos los detalles.

Normalmente las preguntas más difíciles en una entrevista de trabajo, son las psicológicas, ya qué son aquellas en las que más fácilmente puedes dar una respuesta que no guste al entrevistador. Aunque, también puede ser una buena oportunidad para sorprenderlo, y aumentar nuestras opciones a hacernos con el puesto ofertado.

¿Qué preguntas te pueden hacer en una entrevista psicológica?

Preguntas y respuestas psicológicas en una entrevista de trabajo

Las respuestas a las preguntas psicológicas van a tener una gran importancia. Por ejemplo, las preguntas de fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo, pueden tener respuestas muy variadas. Lo aconsejable, es que refuerces la parte de las virtudes, pero sin mentir lo más mínimo. Prepáratelas antes de la entrevista. Repasa todas tus virtudes y cualidades, y exponlas de la forma más atractiva posible.

En la parte de los defectos o debilidades, no es aconsejable caer en los tópicos de “soy demasiado exigente”, pero tampoco podemos tirarnos piedras a nosotros mismos. Lo ideal, aunque no es fácil, es buscar un defecto, pero plantearlo de manera que también haya virtudes implícitas. Por ejemplo, podríamos decir, que tendemos a ser sumamente impacientes, y que la mayoría de las veces, cuándo pides ciertas acciones a alguien, si no las hacen al momento las terminas haciendo tu. Ser impaciente es un defecto, pero reaccionar de esa manera también tiene cosas positivas, como responsabilidad y capacidad de trabajo.

Ésta es una de las preguntas de las entrevistas de trabajo más comunes. Así que nuestro consejo es que os la preparéis bien. Aunque tampoco es bueno memorizar, ya que ésto conlleva dos problemas. En primer lugar la falta de naturalidad cuándo alguien se aprende algo de memoria, y en segundo lugar, que podemos olvidarnos y quedarnos en blanco. En cambio, si tenemos las ideas claras, pero no hemos memorizado palabara por palabra lo que vamos a decir, nos saldrá de una forma más natural.